Lema del curso 16/17

Lema 2016:2017 Bienvenido a casa

Justificación:

Objetivos:

1)   Tomar conciencia de que somos parte de la Creación.  El objetivo es tomar conciencia, atrevernos a convertir en sufrimiento personal lo que le pasa al mundo, y así reconocer cuál es la contribución que cada uno puedo aportar.

2)    Reconocer que la Creación es un regalo de Dios para nosotros. La tierra nos es donada, ya no podemos pensar sólo desde un criterio utilitarista de eficacia y productividad para el beneficio individual. Estamos llamados a ser los instrumentos del Padre Dios para que nuestro planeta sea lo que él soñó al crearlo y responda a su proyecto de paz, belleza y plenitud.

3)   Cuidar y respetar la dignidad de toda persona. El descuido en el empeño de cultivar y mantener una relación adecuada con el vecino, hacia el cual tengo el deber del cuidado y de la custodia, destruye mi relación interior conmigo mismo, con los demás, con Dios y con la tierra.

4)    Responsabilizarnos del cuidado y ordenación de la Creación. Nos invitan a “labrar y cuidar”. Mientras “labrar” significa cultivar, arar o trabajar, “cuidar” significa proteger, custodiar, preservar, guardar, vigilar. Esto implica una relación de reciprocidad responsable entre el ser humano y la naturaleza.

Fundamentación bíblica:

  1. Génesis 2, 7
  2. Éxodo 3, 5
  3. Lucas 19, 1-10
  4. Romanos 1, 20
  5. Apocalipsis 15, 3

Explicación del lema:

Unos niños que juegan con el mundo nos dan la bienvenida a casa. ¿Por qué los niños? Porque son el centro de nuestra acción educativa y porque el mismo Jesús nos los propuso como modelo por su inocencia y actitud sorpresiva, creativa y sin prejuicios.

Una puerta que nos invita a entrar: “Bienvenido a casa”. No es una entrada a cualquier lugar. Es la entrada a nuestra casa. ¿Y cuál es nuestra casa? Es fácil de adivinar porque la puerta no está flanqueada por ningún muro. Podemos ver lo que hay detrás: la creación.

Podemos ver lo que hay detrás: la creación.He aquí la casa común de todos: la Creación que Dios puso en nuestras manos y nos invitó a cuidar y trabajar para que todos, todas sus criaturas, podamos vivir bien, con dignidad.

Y si es nuestra casa, ¿por qué no la vamos a cuidar? Y si es la casa de todos, ¿por qué no van a tener cabida algunos grupos o personas?
Todos estamos invitados a entrar, a acoger a los que entran y a cuidar todo lo que en nuestra casa encontramos.